FMI y Banco Mundial suspenderán deuda de países pobres para que cuenten con liquidez para luchar contra el coronavirus

Más Opciones al mejor precio. EPA

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial han solicitado que los tenedores de deuda de países pobres aplacen los pagos para ayudarles en términos de liquidez a luchar contra la pandemia del coronaviurs Covid-19, según han explicado en un comunicado.

La petición ya fue formulada a los países pertenecientes al G20 por parte del presidente del Banco Mundial, David Malpass, y ahora se extiende a todos los «acreedores bilaterales».

En concreto, los dos organismos han solicitado que se pospongan los pagos de deuda de todos los países pertenecientes a la Asociación Internacional de Fomento (IDA, por sus siglas en inglés), un ente que forma parte del Banco Mundial y agrupa a los países más pobres. El 66% de la población mundial que vive en situación de extrema pobreza se concentra en los países pertenecientes a la IDA.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial han solicitado que los tenedores de deuda de países pobres aplacen los pagos para ayudarles en términos de liquidez a luchar contra la pandemia del coronaviurs Covid-19, según han explicado en un comunicado.

La petición ya fue formulada a los países pertenecientes al G20 por parte del presidente del Banco Mundial, David Malpass, y ahora se extiende a todos los «acreedores bilaterales».

En concreto, los dos organismos han solicitado que se pospongan los pagos de deuda de todos los países pertenecientes a la Asociación Internacional de Fomento (IDA, por sus siglas en inglés), un ente que forma parte del Banco Mundial y agrupa a los países más pobres. El 66% de la población mundial que vive en situación de extrema pobreza se concentra en los países pertenecientes a la IDA.

Según los organismos con sede en Washington, esta medida «ayudará a las necesidad de liquidez inmediatas de los países IDA para afrontar los desafíos del brote de coronavirus». Aplazar la deuda también «permitirá realizar una valoración del impacto de la crisis y las necesidades de financiación de cada país.

«El Banco Mundial y el FMI creen que es imperativo en este momento proporcionar una sensación global de apoyo a los países en desarrollo, así como un señal fuerte para los mercados financieros», han asegurado ambas entidades.