CCR ha hecho comunicaciones preliminares al Ejecutivo sobre anomalías tras primeros análisis de auditorías en el manejo de recursos en el marco de la pandemia

La Corte de Cuentas de la República (CCR) ha hecho comunicaciones preliminares u observaciones al Órgano Ejecutivo tras los primeros análisis de auditorías para poder despejar dudas en algunos elementos, siendo estos mayormente al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y al Ministerio de Salud por la fiscalización al Hospital El Salvador.

Además, el magistrado presidente de la CCR, Roberto Anzora,enfatizó que estas comunicaciones no se refieren a los hallazgos que requieren el derecho de audiencia por las autoridades, sino que son aspectos que pueden aún ser subsanados por la administración.

Según los datos que proporcionó Anzora, en el MAG se han comunicado 12 situaciones relativas a los paquetes agrícolas por errores o falta de controles; en las auditorías a la adquisición de canastas alimentarias dijo que aún se está estudiando la primera información que les ha sido remitida, pero se están identificando los montos, cantidades, precios y proveedores.

Asimismo, se han reportado 20 comunicaciones a Salud por deficiencias en control interno y contrataciones en el Hospital El Salvador que se ubicó en las instalaciones del ex Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO).

Por otra parte, se fiscaliza la distribución de los $300 a familias afectadas por las restricciones de movilidad por la pandemia de COVID-19, donde participaron el Ministerio de Economía y la Secretaría de Innovación de la Presidencia, de las que se han hecho 26 comunicaciones por la seguridad y confiabilidad de la base de datos mediante la que se entregó el dinero, así como la contratación del sistema y call centers.

Así también, al Ministerio de Turismo por los centros de contención, donde se evalúa la necesidad de contratación de hoteles y justificación del gasto, pues enfatizó que se han detectado algunos casos donde se pagaba por los tres tiempos de comida en el hospedaje, pero estos no siempre eran servidos.

“En algunos casos, lo que hemos verificado es que no se servía la comida, sin embargo, se pagaba el mismo valor. Hemos sacado la diferencia y es lo que hemos comunicado a la administración», expuso.