Teoría del contagio de coronavirus por aire se vuelve más fuerte

Punto

La comunidad médica y científica aún no se ponen de acuerdo sobre la transmisión del Covid-19 a través del aire; es decir, por medio las partículas (gotículas) que pueden quedar flotando en el aire durante horas, en las últimas semanas esta teoria gana cada vez más peso y para muchos podrían ser las responsables de muchos contagios.

Científicos estadounidenses liderados por Kimberly A. Prather, del Instituto Scripps de Oceanografía (Estados Unidos), advirtieron, en una carta publicada en la Revista Science, que existe evidencia abrumadora de que la inhalación del coronavirus a través del aire representa una importante vía de transmisión de la enfermedad.

Además, los expertos señalan que las personas con Covid-19, muchos de ellos sin síntomas, liberan miles de partículas cargados de virus al respirar y hablar, por lo que es muy probable que una persona inhale esas gotículas, razón por la que piden que se le de la atención necesaria y que se cambie la percepción para que se busque la protección contra la transmisión aérea.

Asimismo, expusieron que debe exigirse el uso obligatorio de mascarillas, el distanciamiento social y la higiene de manos, crear orientaciones claras sobre las actividades al exterior,  la utilización de ventilación y filtración de aire en el interior, y mejorar la protección de los trabajadores de alto riesgo.

Esto contradice lo dicho por la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien no reconoce aun de forma oficial la transmisión por aire, a pesar de que, en julio de este año, 239 científicos de 32 países, encabezados por la australiana Lidia Morawska, firmaban una carta abierta en la que urgían a reconocer la importancia de esta forma de contagio.

Por su parte, Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) sí reconoce la posibilidad de contagios por aire, aunque destacan que no es la forma más frecuente de transmisión. Algunas infecciones pueden ser por exposición al virus en pequeñas gotas y partículas que pueden durar en el aire desde minutos a varias horas, según lo publicado en su sitio web.

Se cree que el virus que causa el COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotitas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. Estas gotitas pueden terminar en la boca o en la nariz de quienes se encuentran cerca o posiblemente ser inhaladas y llegar a los pulmones. La propagación se vuelve más probable cuando las personas están en contacto cercano entre sí (a una distancia de hasta aproximadamente 6 pies).

Según los investigadores estas pequeñas partículas pueden provocar un contagio a más de seis pies (1,8 metros) de distancia de la persona que está infectada o después de que esa persona salga del lugar. En estas circunstancias el contagio ocurrió en espacios mal ventilados y cerrados con actividades que implican respiración profunda, como el canto o el ejercicio físico, apuntan.

Añadido a esto, el doctor José Luis Jiménez, experto en estos temas de la Universidad de Colorado Estados Unidos y uno de los firmantes de la carta publicada en la revista Science, cree firmemente que el COVID-19 se transmite sobre todo por el aire, no por gotas y superficies. En su opinión, los CDC minimizan la importancia de la transmisión aérea.

Fuente: ABC