Diputados señalan que revisión de calificadora al país por riesgos de liquidez se debe a «impagos y endeudamiento sin rendir cuentas por el Gobierno»

Diputados de la Asamblea Legislativa se pronunciaron ante la revisión que hará la agencia Moody’s Investors Rating al país por la baja calificación crediticia debido a los riesgos de liquidez del Gobierno por el aumento en necesidad de endeudamiento y financiamiento.

Actualmente, de la calificación Aaa siendo la más alta a C, la más baja, El Salvador se encuentra en B3; por lo que evaluarán si el país implementa medidas de consolidación o ajuste fiscal, lo que también refleja que los títulos valores que se emitan, el mercado internacional podría percibirlos con riesgo a que se pague la deuda.

Según legisladores del FMLN, ARENA y el PDC esto se debe «un mensaje que está enviando el Gobierno» a través de la falta de pago a instituciones como parte de las obligaciones fiscales.

«Prácticamente coloca nuestros títulos como títulos basura […] No han entendido (Ejecutivo), un mal susurro genera ruidos en el mercado internacional», dijo Rodolfo Parker.

De acuerdo con el pedecista, el Gobierno ha reflejado una actitud en la que solicita mayor financiamiento sin detallar los gastos en los que ha utilizado los fondos, así como la «apropiación» de recursos de las 262 alcaldías por el impago por cinco meses del Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los Municipios de El Salvador (FODES).

Además, lo atribuyó a la conducta del Ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, al condicionar el desembolso con la aprobación y asignación de préstamos.

Por su parte, la diputada Yanci Urbina del partido de izquierda, aseveró que entre los elementos que considera la calificadora y «que están a la simple vista» son «la posible corrupción, el recorte en la capacidad de contraloría del Estado, la cantidad de deuda del país».

Donato Vaquerano del tricolor añadió que «ha habido un manejo muy irresponsable en manera hacendaria, el hecho de que dijera que no tengan dinero para pagar a la Corte Suprema de Justicia y luego a la Asamblea Legislativa […] lógicamente los resultados son estos».

A inicios de este año, El Salvador tenía un nivel de endeudamiento de 70% del Producto Interno Bruto (PIB); actualmente ya refleja un aumento hasta llegar a un 82%; que para finalizar del año rondará el 92.1%; es decir, de cada $100 que produzca el país, $92.10 se utilizarán para pagar deuda.

Asimismo, el presupuesto de 2021 prevé un endeudamiento del 7.3% del PIB, que podría llegar a ser incluso del 10.9%; lo que provocaría llegar hasta un 96% de deuda el próximo año; la calificadora analizará que existan recortes de gastos y la implementación de medidas fiscales.