Autoridades habrían pedido no dar declaraciones a medios de comunicación a madre de los hermanos desaparecidos Guerrero Toledo

Foto: Tomada de video.

Autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC) habrían pedido a la madre de los hermanos Karen y Eduardo Guerrero Toledo, no dar declaraciones a la prensa sobre el caso, según detalla una revista nacional.

Los hermanos desaparecieron el 18 de septiembre, vistos por última vez en la colonia Quezaltepec de Santa Tecla, donde abordaron un «taxi pirata» con rumbo a Merliot; el conductor se desvió y fue a través de Whatsapp que Karen informó a una amiga que se habían perdido en Nuevo Cuscatlán, siendo este el último contacto con las víctimas.

El lunes 8 de noviembre, el gabinete de seguridad dio una conferencia de prensa en el que presentó a dos detenidos acusados de la desaparición y posterior homicidio de los hermanos; el Ministro de Seguridad, Gustavo Villatoro, aseguró que los jóvenes tenían relación con sus victimarios por la compra y venta de drogas.

Ese mismo lunes en la noche se conoció que la madre de los aún desaparecidos, Ivette Toledo, brindaría una conferencia de prensa el martes 9 en horas de la mañana en un pronunciamiento contra las declaraciones de las autoridades y pidiendo la búsqueda de sus hijos.

Al mediodía de ese martes, luego de la conferencia, según relata el medio, llegó el Director de la PNC, Mauricio Arriaza Chicas, a la vivienda de Ivette, pidiendo le abrieran la puerta porque quería hablar con ella, pero solo estaba su madre, la abuela de los jóvenes, quien se contactó con Toledo.

«En ese momento, recibió a su teléfono una llamada; era Arriaza Chicas que le pidió una reunión. Ella reiteró que era mejor programar un encuentro en el que estuvieran sus abogados. Acordaron verse en la delegación de Santa Tecla ubicada sobre la Carretera Panamericana, según explicó Toledo a Revista Elementos en un breve encuentro en el que también estuvo presente un equipo de Vice News México», expone la revista.

A la reunión llegó Ivette con la abogada en el caso Idalia Zepeda, de la Asociación Salvadoreña por los Derechos Humanos (ASDEHU); Arriaza Chicas se habría retirado minutos antes y las recibió el jefe de la delegación policial de Santa Tecla.

El elemento policial dijo a la madre de los hermanos desaparecidos que estaban trabajando en el caso y les preocupaba su seguridad, por lo que le pedía abstenerse de dar declaraciones a medios de comunicación.

A lo que ellas respondieron que ponían más en riesgo sus vidas las declaraciones del Ministro en una conferencia de prensa previa y la visita de Arriaza Chicas; también dijeron que no podían obligarles a callarse.