El juicio de Donald Trump entra en la recta final

Por DW

La defensa de Donald Trump presentó este martes sus alegatos finales ante el tribunal que lo juzga en Nueva York e insistió en la inocencia del republicano, que corre riesgo de convertirse en el primer expresidente de la historia de Estados Unidos en ser condenado penalmente. La defensa volvió a atacar la credibilidad de Michael Cohen y subrayar la falta de elementos probatorios en este juicio penal, que arrancó el 7 de abril y es el primero contra un expresidente estadounidense.

«La respuesta más sencilla es la correcta», dijo al jurado Todd Blanche, el principal abogado del exmandatario, haciendo referencia a que Trump pagó $420,000 dólares a Cohen, que fue abogado y mano derecha del exmandatario, por su trabajo legal y no para reembolsarle los $130,000 dólares que pagó a la estrella porno Stormy Daniels, quien también declaró en el juicio.

Tras seis semanas de intensos debates, el juicio en el que lo acusan de falsificar documentos para encubrir un escándalo sexual en su campaña de 2016 entró en su recta final con los alegatos finales. El veredicto del jurado será determinante para el futuro político de Trump, en su carrera por las presidenciales del 5 de noviembre. «Hoy es un día oscuro para Estados Unidos. Este caso nunca debió haber ocurrido», deploró Trump a su llegada el martes al tribunal de Manhattan.

El juez rechaza la actuación de Blanche

«No se puede enviar a alguien a prisión, no se puede condenar a alguien basándose en las palabras de Cohen», insistió ante el jurado Blanche. Una vez que aquel se retiró de la sala de Tribunal Penal de Manhattan para almorzar, el juez Juan Merchan dijo que el comentario del abogado defensor era «escandaloso». «Sabe que hacer un comentario como ese es muy inapropiado. Simplemente no está permitido. Punto. Es difícil para mí imaginar que haya sido accidental», dijo el juez recalcando la experiencia previa del abogado.

Inesperado portavoz de los opositores a Trump

El actor Robert De Niro calificó al expresidente de «payaso» peligroso para la democracia, en un discurso pronunciado fuera del tribunal. De Niro, un veterano activista político y crítico de Trump, afirmó ante periodistas que cubrían el juicio que el exgobernante se convertirá en dictador vitalicio si es reelegido en noviembre.

«Cuando Trump se postuló en 2016, fue como una broma. Tenemos una segunda oportunidad y ahora nadie se ríe. Este es el momento de detenerlo», resaltó De Niro, quien además calificó a Trump de «tirano». La inesperada conferencia de prensa de De Niro ocurrió ante un ruidoso telón de fondo de manifestantes pro-Trump y alarmas de automóviles.