Niegan libertad a Inocente Montano, uno de los cerebros de la masacre de los Jesuitas.

El ex Viceministro de Seguridad de El Salvador en los años ochenta, Inocente Orlando Montano, implicado en la masacre de los Jesuitas a finales de esa década, mantendrá prisión en una cárcel de España, informó la Audiencia Nacional, en su resolución firmada ayer.

El ex coronel pidió libertad a los Magistrados de la Sección Segunda de la Sala lo de Penal de aquel país, sin embargo, la solicitud fue rechazada, “por indicios racionales de criminalidad. Y al carecer de lazos familiares y laborales que pudieran justificar su arraigo en España. Por lo que mantendrá cárcel para asegurar su presencia”.

Los jueces declararon que el militar salvadoreño, podría escapar, considerando que se acerca el juicio en su contra y “colocarse en situación de ignorado paradero”, es decir, darse a la fuga.

Montano es procesado en España por su participación en la muerte de los sacerdotes jesuitas en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA): Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín, Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno, Joaquín López y la empleada doméstica Julia Elba y su hija Celina Ramos (estos tres últimos salvadoreños).

Los hechos ocurrieron el 16 de Noviembre de 1989; un grupo de militares irrumpió en las instalaciones de la UCA y ordenaron a las víctimas a salir al jardín y tumbarse en el suelo, siendo ejecutados esa misma noche. A Montano se le adjudica la “decisión, diseño y ejecución” de la operación, y además de sus constantes fricciones con Ellacuría, a quienes acusaba, junto a la curía, de conexiones terroristas.

La Fiscalía española pide 150 años para el castrense y privarlo de sus honores militares.

Montano llegó al país ibérico en 2017, por autoridades de los Estados Unidos que cumplieron una solicitud de extradición.