Un año de trabajo de utilidad pública para comerciante de gas que alteraba el peso de los cilindros

Cilindro de gas. Foto: Cortesía.
Cilindro de gas. Foto: Cortesía.

El Tribunal de Sentencia de Usulután condenó a Juan Carlos Rojas Rivas a un año de prisión por el delito de Uso de Pesas y Medidas Alteradas en perjuicio del mercado, la libre competencia y la protección al consumidor e indirectamente de la empresa Tropigas.

Sin embargo la condena fue reemplazada por un año de trabajo de utilidad pública. Adicional, el Tribunal dio una condena civil en abstracto, es decir, que la empresa afectada deberá acudir a una instancia administrativa para reclamar la indemnización por daños y perjuicios.

El caso inició en 2019 y surgió tras la denuncia de la gasera ante la Fiscalía General de la República. La empresa recibió alertas de clientes quienes se quejaban del peso inexacto de cilindros de gas de la marca, por compras realizadas en el establecimiento de distribución, que dirigía entonces Rojas Rivas, en la ciudad de Usulután.

Según el documento judicial, las denuncias se dirigieron contra el empresario y se presumió que el imputado realizaba trasiego de gas propano y cambiaba el sello de garantía.

El juicio se realizó con proceso abreviado, donde el imputado reconoció la comisión del delito, además, se realizaron diligencias como inspecciones, allanamientos, compras con cobertura policial, incautación de evidencia y entrevistas con testigos.

El gas licuado propano solo puede ser envasado, distribuido y comercializado por empresas debidamente autorizadas por la Dirección de Hidrocarburos y Minas del Ministerio de Economía, que cumplan con normas legales, de seguridad y técnicas que garanticen a los clientes un producto seguro, de calidad, con peso exacto y precio de mercado, con el objetivo de evitar siniestros.