Estas serán las primeras personas en acceder a las vacunas contra COVID-19 en El Salvador

El Presidente Nayib Bukele anunció a través de cadena nacional que a partir del mes de junio negociaron la adquisición de vacunas contra COVID-19 con la empresa farmacéutica AstraZeneca que la desarrolla en conjunto con la Universidad de Oxford, por lo que la adquisición de 2 millones de estas tendrán un precio cinco veces menor que con el que se comercializará.

De acuerdo con el mandatario, esto se debe a que El Salvador fue de los primeros países que comenzó con estas negociaciones y el monto no puede ser revelado por confidencialidad con la empresa.

No obstante, la vacuna que ha presentado una efectividad de hasta un 90% aún está en estudio, por lo que las primeras dotaciones podrían llegar al país en el primer trimestre del 2021, según manifestó Bukele.

Asimismo, destacó que han negociado otras tres vacunas con otras empresas, mismas que continúan en análisis y serán reveladas cuando estas den a conocer sus primeros comunicados.

Bukele expuso que El Salvador pertenece al sistema COVAX, que permitirá llevar a los países de escasos recursos a acceder a estas dosis, siendo una de las 10 naciones que la recibirán primero.

«Vamos a adquirir cuatro vacunas», aseguró.

Vacuna será gratis

El primer mandatario señaló que la vacunación contra el COVID-19 será gratis, para todos y de forma voluntaria, por lo que no se obligará a la población a hacerlo.

¿Quiénes serán los primeros?

Según el Presidente, los primeros en ser vacunados serán los trabajadores de la salud, quienes están más expuestos al virus, para lo que se destinarán 50,000 de estas dosis.

Además, explicó que la distribución de la vacuna estará bajo responsabilidad del Ministerio de Salud con el apoyo de la Fuerza Armada, por lo que también destinarán 60,000 dosis a soldados y policías.

El funcionario detalló que los mayores de 50 años son los que están más presentes en los registros de muertes por coronavirus, por lo que se espera que sean los primeros en vacunarse, así como a los enfermos de padecimientos crónicos y el personal de primera línea para reducir en un 99.9% los decesos.