Madre e hijo exigían a víctimas que la extorsión se pagara por depósitos bancarios

Más Opciones al mejor precio. EPA

Investigadores de la División Elite Contra Crimen Organizado (DECO) de la Policía detuvieron hoy en el municipio de Moncagua, San Miguel, a una mujer y a su hijo acusados del delito de extorsión agravada, a cuyos nombres estaban las cuentas en un banco y una cooperativa de ahorro locales, utilizadas por un grupo pandilleros para recibir el dinero exigido bajo amenazas a muerte a una víctima.

Los imputados son María del Rosario Guzmán Amaya (45) y su hijo José Noé del Cid Guzmán (21), colaboradores de la autodenominada pandilla 18, residentes en la lotificación Santa Rosa, donde fueron arrestados según una orden administrativa de la fiscalía.

La investigación inició tras la privación de libertad de una persona, suscitada en febrero de 2016, cuando esta transitaba por el municipio de Chapeltique, siempre en San Miguel, procedente de Honduras, en ruta a San Martín, San Salvador, a visitar a unos parientes.

Tras su liberación, los sujetos exigieron, bajo amenazas a la víctima, la entrega del dinero a través de remesas bancarías depositadas en cuentas que estaban a nombre de los ahora detenidos.

Durante la investigación realizada no se configuro el delito de secuestro, pero sí el de extorsión, razón por la cual las ordenes administrativas fueron emitidas por la fiscalía por extorsión agravada.