China continua abriendo e impulsando su economía, mientras el resto del mundo lucha con los rebrotes de la pandemia por COVID-19

Bares, restaurantes, cines, centros comerciales llenos, china está volviendo a la normalidad después de la pandemia, el fin de semana inauguraron la Moda de China, las modelos desfilaban en la pasarela sin mascarilla y los invitados se olvidaban de las normas de distanciamiento social.

Esto según algunos expertos económicos indicaría que la recuperación se estaría ampliando e impulsando a la siguiente etapa de la recuperación económica.

Las ventas de bienes de consumo aumentaron de manera generalizada al final del tercer trimestre, lideradas por las compras de automóviles, mientras que los ingresos de los hogares volvieron a crecer y las condiciones de empleo mejoraron después del golpe de la pandemia.
La recuperación hizo de China el único país del mundo con tendencia claramente positiva en el comercio minorista y supone una importante fuente de ingresos para las marcas de consumo mundial.

Ernan Cui, analista de Gavekal Dragonomics, dijo a Reuters que espera que el crecimiento vuelva a los niveles anteriores a la crisis a finales de año.

El crecimiento de las ventas al por menor en septiembre fue todavía un tercio de los niveles anteriores a COVID-19, pero los economistas esperan que el mercado de consumo general mundial experimente un fuerte repunte en los próximos meses, después de reaperturas graduales en muchas partes del mundo.

En cuanto a China solo en el Día Nacional, tuvo 637 millones de turistas nacionales, aunque la cifra fue solo un 79% del total del año pasado, la cual ha aumentado el consumo considerablemente por ende su economía va en camino a la recuperación. El retorno del gasto es tan vital para las empresas de negocio a negocio como para las empresas de cara al consumidor.

Otro aspecto a destacar es el consumo electrónico el cual debido a la pandemia ha tenido un auge histórico, el cual se ve favorecido según los expertos por la mejora del mercado laboral.