Juzgado realizará segunda reconstrucción del homicidio a militantes del FMLN para aclarar traslado del PPI herido de bala

Luego de realizar la reconstrucción del homicidio a dos militantes del FMLN que iban en una caravana fue realizada en horas de la noche de este jueves 15 de abril por el Juzgado Sexto de Instrucción de San Salvador en el proceso penal contra tres trabajadores del Ministerio de Salud, se ordenará una segunda diligencia de este tipo para aclarar el traslado al centro hospitalario de uno de los acusados que fue herido de bala.

Se trata del agente de la Sección de Protección a Personalidades Importantes (PPI) asignado a Salud, Diego Francisco Alvarado, quien falleció en el Hospital Médico Quirúrgico del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) por dos heridas de bala en el abdomen.

En el caso también están implicados el vigilante Roberto Carlos Coto de Paz y el conductor Héctor de Jesús Castaneda, ambos también del ministerio.

Castaneda brindó su declaración al juzgado y dijo que el 31 de enero a eso de las 5:30 de la tarde salieron a buscar cena por la delegación centro de la PNC, y que cuando regresaban al Ministerio de Salud se encontraron el vehículo de los activistas del “Frente”, mencionó que su compañero comenzó a molestarlos y que hubo una pelea por la vía y que los activistas les lanzaron bolsas con agua.

Asimismo, expuso que en ese momento el conductor atravesó el carro y se bajó con pistola en mano y llegó hasta la cama del pick up.

Según manifestó Héctor Castaneda al juez, alcanzó a oír que decía una mujer “cuidado que hay niños en la cama” y “se oyeron tres detonaciones», de las que él «está seguro» que salieron de la cama del pick up, su compañero disparó de ocho a nueve veces y que regresó herido al carro.

Los tres regresan al carro, pero no trasladan directamente al PPI a un centro de salud, sino que se dirigen al parqueo del Ministerio que se encuentra en el centro de San Salvador, donde esperan por más de 13 minutos, según captó una cámara de vigilancia, es Castaneda quien entra y vuelve del carro, aunque no se le ve atender a Diego Alvarado.

Fuentes judiciales relataron que a pesar que Castaneda aseveró que buscaron atención y no se la brindaron, cámaras de seguridad detectan que el vehículo que conducían llegó hasta el Parque Cuscatlán y dan vuelta al Mercado Central, por lo que no llegan al hospital, sino que se desvían.

Por lo tanto, será este el recorrido que esperan recrear en una nueva diligencia que aún no tiene una fecha establecida.

«Hay algunas anomalías, algunos datos que no coinciden con su declaración y será importante establecer», dijo el juez del caso, Roberto Arévalo Ortuño.

De acuerdo con uno de los defensores de los imputados, hay una vaina que no corresponde a las armas que han sido decomisadas que es con la que se habría disparado al agente.