Violencia sexual deja más de 9,000 niñas y adolescentes embarazadas en lo que va del año

Imagen de referencia.
Imagen de referencia.

Por: Redacción YSKL

De enero a septiembre, la Fiscalía General de la República (FGR) registró 4,348 casos de violencia contra niñas y adolescentes menores de 17 años. En este registro se incluye delitos de violencia sexual, desapariciones, lesiones y feminicidios.

Los datos de niñas y adolescentes desaparecidas y privadas de libertad también reportaron un alza: en los primeros nueve meses de 2021 se contabilizan 311 casos, un aumento de casi cien por ciento frente al año pasado, que fue de 152. El 58% de las víctimas se ubicaron en los departamentos de San Salvador, Sonsonate, La Libertad y La Unión.

La FGR informó que 3,548 denuncias estaban relacionadas a delitos de estupro, violación, agresión sexual y acoso sexual, este último suma 1,872 casos.

Pero a esto se le suman factores adicionales, como el embarazo a temprana edad: El Ministerio de Salud contabilizó 9,806 embarazos en menores, el 22% corresponde a edades de 10 a 14 años (410) y el resto (9,396) es un grupo etario de 15 a 19 años.

“Es importante señalar que el embarazo en niñas y adolescentes está vinculado con la violencia sexual, violencia intrafamiliar y uniones tempranas, colocándolas en absoluta desventaja, ya que les impone roles para los que no están preparadas, impidiéndoles su desarrollo en las otras áreas de su vida”, reza un documento de la Alianza por los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Juventud de El Salvador, el cual fue divulgado este jueves.

Los colectivos que forman parte de la alianza, demanda de parte del Estado impulsar el sistema de protección integral de la niñez y un sistema nacional de información para mejorar la respuesta a este flagelo, centrándose en la educación, salud, prevención y respuesta a la violencia contra menores.

Además, recomendaron fortalecer los mecanismos de búsqueda inmediata de desaparecidas y erradicar la violencia sexual con políticas públicas.

La alianza está integrada por la Fundación Mélida Anaya Montes, Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz y la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) y El Instituto de Investigación y Capacitación y Desarrollo de las Mujeres (IMU).