Israel prohíbe la entrada de extranjeros por la nueva variante de COVID Ómicron

El comité ministerial sobre la pandemia de COVID-19 aprobó las propuestas del Primer Ministro y Ministro de Sanidad de Israel para hacer frente a la nueva variante del coronavirus Ómicron.

Los ciudadanos israelíes que lleguen a Israel procedentes del extranjero y que hayan sido vacunados o se hayan recuperado del COVID-19, se deberán someterán a una prueba PCR al aterrizar, tras lo cual pasarán a estar aislados en casa y se someterán a otra prueba PCR al tercer día de su llegada. Si el resultado de esa prueba es negativo, saldrán del aislamiento.

Los que no se sometan a la segunda prueba PCR al tercer día deberán completar un periodo de aislamiento completo, es decir, catorce días, o siete días sujetos a una prueba al séptimo día.

Los israelíes que no se hayan vacunado deberán permanecer en aislamiento durante 14 días y serán sometidos a una prueba PCR al aterrizar en Israel, tras lo cual serán aislados en su casa durante catorce días, a menos que el resultado de la prueba PCR del séptimo día sea negativo.

Los israelíes que regresen de países de África, excepto el norte de África, someterán a una prueba de PCR al aterrizar en Israel, tras lo cual se trasladarán a un hotel de aislamiento hasta que se reciba el resultado de la prueba. Si el resultado es negativo, podrán completar el periodo de aislamiento en casa, y serán liberados del aislamiento si una prueba de PCR al séptimo día resulta negativa.

Todos los extranjeros tienen prohibirá la entrada en Israel por quince días, salvo en los casos aprobados por un comité de excepciones.

Además la Agencia de Seguridad Israelita utilizará tecnología de localización para controlar los movimientos de las personas con casos verificados de la nueva variante de Ómicron.

Según medios locales, hasta el momento han confirmado un contagiado con la nueva variante Ómicron, que regresaba de Malawi.