Asamblea aprueba exonerar de impuestos la ayuda humanitaria que reciban las ex empleadas de Industrias Florenzi

Las trabajadoras de Industrias Florenzi fueron despedidas a mediados de 2020, desde entonces no se les ha indemnizado. Foto: Cortesía.
Las trabajadoras de Industrias Florenzi fueron despedidas a mediados de 2020, desde entonces no se les ha indemnizado. Foto: Cortesía.

Por: Redacción YSKL

Las 210 personas que hace casi dos años fueron despedidas sin justificación de Industrias Florenzi, S. A. de C. V. recibirán una exención de impuestos de todo tipo de fondos de ayuda humanitaria que reciban para paliar su situación económica. 

La Asamblea Legislativa aprobó la noche del martes un decreto transitorio que las libra de reportar tributos por cualquier tipo de donativo, incluso si es en especias.

La empresa Florenzi se declaró en quiebra durante la pandemia y sus propietarios no cumplieron con las obligaciones de ley, por lo que adeudan $1.3 millones en concepto de salarios, prestaciones laborales e indemnizaciones a extrabajadoras y extrabajadores, quienes fueron cesados en plena pandemia.

El decreto leído por la diputada Suecy Callejas señala que el Consorcio de los Derechos de Trabajadores (WRC) ha logrado un proceso de diálogo con la empresa Barco Inc., principal cliente de Florenzi, la cual aportará $975 mil en concepto de ayuda humanitaria como una forma de resarcimiento por las afectaciones económicas y sociales a las que los afectados se han visto expuestos.

«Les vamos a dar la ayuda que nos han pedido, vamos a exonerar del pago de gravámenes esa ayuda humanitaria que el Consorcio de los Derechos de los Trabajadores ha conseguido para ustedes», expresó la legisladora Ivonne Hernández.

La exoneración de gravámenes tributarios a los fondos de ayuda humanitaria para las extrabajadoras y extrabajadores de Florenzi fue aprobada con 78 votos por el pleno, y tendrá una duración de tres años, incluso las donaciones quedarán exentas del Impuesto sobre la Renta.

La diputada Alexia Rivas expuso que la maquila nació alrededor de 1990, pero que desde el 2010 las mujeres iniciaron una serie de denuncias con respecto a las graves violaciones de derechos laborales.

La Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA) administrará los fondos y establecerá los mecanismos de distribución y entrega de los montos a los afectados.

ORMUSA denunció en su momento que Florenzi está denunciada desde 2015 por malos tratos, acoso laboral, acoso sexual y condiciones inadecuadas de trabajo.

El calvario de los afectados

Florenzi era una maquila textil que estaba ubicada en la calle Antigua al Matazano, en Soyapango, y cerró sus operaciones el 1 de julio de 2020. Sus propietarios argumentaron que tenían problemas de liquidez.

La empresa les anunció a sus trabajadores que a partir de julio ya no podría pagarles y desde entonces inició el calvario de los despedidos: su dueño desapareció, la empresa no les canceló prestaciones médicas ni indemnizaciones, pese a que de por medio hay contratos vigentes por 10, 15 y más de 24 años.

A pesar de que así lo ordenaban las disposiciones gubernamentales durante la cuarentena, nunca les fueron cancelados sus salarios. 

Los exempleados han reclamado ante los Juzgados Primero, Segundo, Tercero, Cuarto y Quinto de lo Laboral el pago de $1.3 millones en concepto de salarios e indemnizaciones no canceladas, pero el proceso no se ha definido.

Además, los despedidos lamentaron que aquellos que estaban por jubilarse no lograron cumplir su tiempo y no reciben ningún tipo de ingreso, otros que padecen enfermedades crónicas se quedaron sin cobertura médica del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

A principio de 2021 las mujeres que trabajaban en la maquila hicieron huelga de hambre para que sus demandas fueran escuchadas; además, montaron un campamento dentro de las instalaciones de Florenzi para que los bienes de la empresa no desaparecieran.

El último episodio de este drama humano es el inicio de un proceso de embargo del inmueble donde funcionaba la maquila y los bienes como la maquinaria de costura, hilos y prendas terminadas.