Vacuna COVID de AstraZeneca usa adenovirus de chimpancé pero no es causante de viruela del mono

ARCHIVO - Una dosis de la vacuna AstraZeneca COVID-19. Las historias que circulan en línea incorrectamente afirman que el vector de adenovirus de chimpancé utilizado en la vacuna COVID-19 de AstraZeneca está causando el brote de viruela del mono. (Foto AP/Juan Karita, Archivo)
ARCHIVO - Una dosis de la vacuna AstraZeneca COVID-19. Las historias que circulan en línea incorrectamente afirman que el vector de adenovirus de chimpancé utilizado en la vacuna COVID-19 de AstraZeneca está causando el brote de viruela del mono. (Foto AP/Juan Karita, Archivo)

Por: Voz de América (VOA)

La afirmación de que el adenovirus de chimpancé utilizado en la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca ocasionó el brote reciente de viruela símica es falsa.

La vacuna de AstraZeneca utiliza un adenovirus de chimpancé para ocasionar una respuesta inmune contra el COVID-19 pero es imposible que éste contagie a los humanos, de acuerdo con expertos consultados por Associated Press. Además, la viruela forma parte de la familia vírica poxvirus, distinta al adenovirus.

Publicaciones que circulan en Facebook dicen falsamente que el adenovirus de chimpancé utilizado en la elaboración de la vacuna de AstraZeneca contra el nuevo coronavirus ocasionó el brote reciente de viruela del mono en distintos países.

Éstas muestran una ficha técnica de los elementos utilizados en la elaboración de la vacuna.

Pero no es verdad que el adenovirus ocasione la viruela del mono. En primer lugar, los chimpancés y los monos son especies distintas y los adenovirus y los poxvirus, que ocasionan la viruela, son familias víricas diferentes.

La viruela forma parte de la familia de los poxvirus y ésta se origina en animales silvestres que ocasionalmente contagian a seres humanos.

El adenovirus de chimpancé ocasiona una gripe común en esa especie. Para el desarrollo de su vacuna, AstraZeneca utilizó una versión alterada de ese adenovirus para generar una respuesta inmune en humanos contra el COVID-19 que no ocasiona una enfermedad.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), los adenovirus son un grupo de virus común que puede ocasionar síntomas similares a la gripe, entre otros problemas, en humanos y animales.

Las vacunas de vector viral como la de AstraZeneca y la desarrollada por la farmacéutica Johnson & Johnson utilizan estructuras genéticas que han sido inhabilitadas de ese tipo de adenovirus para generar una respuesta inmune y que, a su vez, contribuyen a combatir el coronavirus, indican los CDC.

Las palmas de las manos de un paciente con viruela del mono.
Las palmas de las manos de un paciente con viruela del mono.

Además expertos dijeron a AP que no es posible que el adenovirus de chimpancé utilizado en la vacuna ocasione la viruela por distintos motivos.

El doctor Mark Slifka, experto en microbiología e inmunología y profesor del Centro Nacional de Investigación de Primates en Oregon, Estados Unidos puntualizó que los adenovirus y los poxvirus son familias víricas “completamente diferentes” y que éstas no tienen ninguna relación.

“No hay reactividad en términos de respuestas autoinmunes entre los adenovirus y los poxvirus”, dijo.

El doctor David Freedman, profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad de Alabama en Birmingham, reiteró que el adenovirus utilizado por AstraZeneca y por otros laboratorios no es capaz de ocasionar ninguna de las dos enfermedades en humanos.

“El adenovirus no se puede multiplicar ya que el gen del adenovirus que podría permitirle multiplicarse y ocasionar una infección en los humanos fue completamente extirpado”, dijo Freedman, quien también es presidente electo de la Sociedad Americana de Higiene y Medicina Tropical.

Freedman y Slifka coincidieron en que las versiones que circulan comparan incorrectamente a los chimpancés y a los monos. Ambos agregaron que aunque la enfermedad es llamada viruela símica, ésta no es exclusiva de los monos.

Uno de los errores es pensar que la viruela símica es esparcida por los monos, dijo Slifka, pero en realidad es diseminada por roedores. “Fue descrita como viruela símica porque se le detectó a un mono hace mucho tiempo”, aseguró.

Freedman agregó que ni los monos ni los chimpancés son portadores naturales de la viruela símica.

En entrevista con AP, el doctor David Heymann, uno de los principales asesores de la Organización Mundial de la Salud (OMS), describió el reciente brote de viruela símica como un “evento aleatorio” que aparentemente fue ocasionado por actividad sexual en dos eventos en Europa.

Hasta este 8 de junio, en su más reciente actualización sobre el brote, la OMS reportó más de mil casos de viruela símica en países donde la enfermedad no es endémica. En distintas naciones de África ésta es considerada endémica.