El Salvador se sitúa en las últimas posiciones de la Evaluación Internacional de los Estudiantes, que mide matemáticas, lectura y ciencias

Foto: Imagen de referencia, cortesía.

Por: Redacción YSKL

La educación es el pilar fundamental para el desarrollo de cualquier sociedad. Sin embargo, los recientes resultados de la octava edición del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), el mayor informe de desempeño educativo del mundo han encendido las alarmas a nivel mundial. La prueba, que evalúa el rendimiento académico de estudiantes de 15-16 años en 80 países, ha mostrado una caída significativa en áreas clave, especialmente en matemáticas.

El Informe PISA, elaborado tras examinar a 690.000 estudiantes, ha revelado una tendencia preocupante: una disminución generalizada en el rendimiento en matemáticas. Esta baja se observa no sólo en países con sistemas educativos emergentes, sino también en los más desarrollados. Una caída promedio de 15 puntos en matemáticas entre los países más avanzados es un indicador claro de que estamos ante un desafío global.

Las pruebas PISA se aplican en una amplia variedad de países alrededor del mundo, ofreciendo una perspectiva global sobre la educación.

En la última edición, China se destacó como el país con el mejor rendimiento educativo, superando a Singapur. En el ranking de matemáticas, los primeros lugares fueron ocupados por China, seguido por Singapur, Macao, Hong Kong y Estonia. En contraste, países como El Salvador, que redujo aún más la estadística. Este contraste en el rendimiento es significativo: mientras en países líderes como Singapur, casi el 89% de los estudiantes alcanzaron los niveles mínimos de competencia en lectura, en naciones con menor rendimiento, como Camboya, este porcentaje fue tan bajo como el 8%.

Según el informe, El Salvador obtuvo una puntuación en matemáticas de 343,47, equivalente al debajo del promedio; en lectura, el sistema educativo alcanzó 364,90 (por debajo del promedio) y en puntuación en ciencias, los estudiantes investigados obtuvieron 373,14, por debajo de la norma.

Varios factores pueden estar contribuyendo a este descenso en el rendimiento, según el informe. El impacto prolongado de la pandemia de COVID-19 en la educación es indudable. El cierre de escuelas y la transición a la educación en línea han afectado significativamente la calidad del aprendizaje. Además, factores como la falta de recursos educativos, el acceso desigual a la tecnología y la brecha en la capacitación de los docentes pueden haber agravado la situación.

En el caso de los países de América Latina y el Caribe, los datos de PISA 2022 resaltan dos grandes desafíos para la región: bajo rendimiento educativo y alta inequidad. Tres de cada cuatro estudiantes en la región tengan un rendimiento bajo en matemáticas, ciencias y lectura y la mitad no cuente con habilidades básicas de lectura. Además, hay una alta disparidad en el aprendizaje, con un 88% de los estudiantes más pobres mostrando bajo desempeño en matemáticas, comparado con el 55% entre los más ricos​​​​​​.

Países como Guatemala, El Salvador, República Dominicana y Paraguay se sitúan entre las posiciones más bajas, ocupando cuatro de las últimas cinco posiciones del ranking global​​​​.

En 2022, un total de 14 países de América Latina y el Caribe participaron en la prueba PISA: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.