Ante crisis en Bolivia, Evo Morales decide renunciar.

Punto

Evo Morales ha anunciado oficialmente a la Asamblea Legislativa boliviana que renuncia a la presidencia del país andino tras realizar una nueva convocatoria de elecciones generales después de que un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre los comicios del pasado 20 de octubre, en las que aprecia diversas irregularidades. De la misma forma, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Williams Kaliman, y el comandante de la Policía Boliviana, Yuri Calderón, habían pedido este mismo domingo su renuncia como única medida viable para sacar a Bolivia de la crisis social y de orden público que vive pese a la convocatoria de unas nuevas elecciones generales.

Diversas fuentes apuntan que ya habría abandonado la paz y que incluso podría pedir asilo en Argentina.

Por su parte, la fiscalía general boliviana anunció que procesará a los miembros del Tribunal Supremo Electoral y otras autoridades que hayan participado en estas irregularidades y creará una comisión de fiscales que investiguen el caso. La presidente de esta autoridad electoral, María Eugenia Choque Quispe, presentó este domingo su renuncia “irrevocable” para someterse a la investigación.

Varios miembros de su Gobierno y otros políticos oficialistas, como gobernadores y alcaldes, anunciaron su dimisión en las últimas horas, mientras que la fiscalía comunicó el procesamiento de los miembros del órgano electoral. Los principales líderes opositores advirtieron de que no admiten nuevos comicios si antes no renunciaba el presidente, que lleva en el poder desde 2006 y es el mandatario con más tiempo en la presidencia en la historia de Bolivia.

La crisis por la que atraviesa el país desde las elecciones del 20 de octubre deja hasta tres fallecidos y 421 heridos en enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente, según los últimos datos de la Defensoría del Pueblo. Las dos primeras muertes se produjeron el pasado 30 de octubre por heridas de arma de fuego en la ciudad oriental de Montero, mientras que la tercera ocurrió el miércoles pasado en la central de Cochabamba.