Sigifredo Ochoa Pérez y dos más son enviados a fase de instrucción por los delitos de Peculado.

El Juzgado Segundo de Paz ordenó enviar a la fase de Instrucción sin medidas, al ex embajador ex de El Salvador ante Honduras (2006-2009) Sigifredo Ochoa Pérez y del ex Ministro Consejero, Walter Amaya, luego que se determinara que habían indicios de que se apropiaron apropiaron cerca de cien mil dólares producto del excedente de un alquiler de un inmueble utilizado para albergar a la sede diplomática en el país centroamericano.

Según las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) Ochoa Pérez recibió, durante su período como embajador, $800.00 mensuales, producto de un sobrante en el alquiler de dos inmuebles, uno de $2,200 dólares y otro era por $3,000 dólares, hasta el 2009; pero esta conducta fue reproducida por Amaya, hasta el año 2016.

La FGR acusa a Ochoa Pérez de apropiarse de $41,040 dólares y a Amaya de $59,000. Ambos llevarán su proceso en libertad.

El fiscal del caso se mostró satisfecho por la resolución contra los dos imputados, “esto pasó a instrucción, y será donde se recaben los elementos para fundamentar el delito de peculado”, subrayó.

Los abogados defensores de los imputados rechazaron la resolución de la jueza alegando que no se cumplen elementos que establezcan los indicios de delitos.

El defensor de Ochoa Pérez, Marlon Granados manifestó que no hay prueba testimonial, “hay cuatro testigos y ninguno dice que vio una apropiación y no hay documentos contables que establezcan eso”, aseveró.

Por su parte, el abogado de Amaya, Edgar Morales Joya, afirmó que cuentan con elementos de descargos, y expresó que la denuncia de la FGR “es raquítica”.