La OMS proveerá de pruebas rápidas a países latinoamericanos afectados duramente por el COVID-19

La Organización Mundial de la Salud y sus socios enviarán 120 millones de pruebas rápidas de COVID-19 a países de ingresos bajos y medios, entre ellos de América Latina, se tratan de test fiables que funcionan como una prueba de embarazo y entregan resultados en unos 15 a 30 minutos, a un precio bajo y con menos equipo sofisticado.

«Cuanto más rápido se pueda diagnosticar el COVID-19, más rápido se pueden tomar medidas para tratar y aislar a quienes tengan el virus y rastrear sus contactos», explicó el director general de la Organización, el doctor Tedros Adhanon Gebreyesus.

La OMS asegura que permitirán expandir las pruebas, sobre todo en zonas de difícil acceso donde no hay laboratorios o personal médico lo suficientemente entrenado para realizar pruebas moleculares. Se trata de una acción de realización de pruebas, especialmente importante en áreas de alta transmisión.

«El problema con las pruebas moleculares es que en algunos países los resultados toman días y eso supone un reto para controlar los brotes», agregó la doctora Maria Van Kerkhove, epidemióloga líder de la OMS.

Entre los 133 países que recibirán las pruebas hay «muchos latinoamericanos», afirmaron los expertos del organismo de la ONU sin entrar en detalles acerca de qué países serían los destinatarios en la región.

«Los test rápidos de antígenos proporcionan resultados fiables, funcionan prácticamente como una prueba de embarazo», explicó Catharina Boeme, directora ejecutiva de FIND, una fundación sin fines de lucro socia de la OMS para la entrega de las pruebas de antígenos.

La directora ejecutiva de FIND explicó el lunes que se han desarrollado acuerdos de garantía de volumen entre dos fabricantes y la Fundación Bill & Melinda Gates, que harán que 120 millones de estas nuevas pruebas de diagnóstico rápido, altamente portátiles y fáciles de usar, estén disponibles durante un período de seis meses.

Hasta ahora las pruebas tienen un precio máximo de cinco dólares por unidad, sustancialmente menor que las pruebas de PCR (que usan la técnica de reacción en cadena de la polimerasa).

«Esperamos que el precio baje aún más. Tenemos un acuerdo, tenemos financiación inicial y ahora necesitamos la cantidad total de fondos para comprar estas pruebas», indicó el comunicado de la OMS citando a Boeme.

Fuente: OMS