Diputados aprueban crear la Dirección de Obras Municipales, nueva dependencia de gobierno

Foto: Asamblea Legislativa.

La Comisión de Asuntos Municipales dictaminó favorable la Ley de Creación de la Dirección Nacional de Obras Municipales.

Los proyectos que se contemplan actualmente en el FODES serán retomadas por la Dirección que, aunque será una institución autónoma, dependerá de la Presidencia de la República.

Esta institución aprobará, calificará y ejecutará las obras que sean solicitadas por las alcaldías; por lo que realizará todos los procesos de adquisición y contratación. Las obras comenzarían entre 20 a 30 días después de su aprobación.

Dos instituciones relativas a proyectos y servicios municipales serán eliminadas por la Asamblea Legislativa a petición del Gobierno para el funcionamiento de dicha Dirección; una de ellas es el Instituto Salvadoreño de Desarrollo Municipal (ISDEM), entidad receptora del Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los municipios (FODES) y encargado de su repartición, así como de brindar préstamos a municipalidades será disuelto y liquidado, entidad que estaba conformado por los mismos alcaldes.

La Comisión también dictaminó la liquidación del ISDEM.

La Dirección estará compuesta por una Junta Directiva, donde el Presidente será nombrado por el Presidente de la República, un director designado por la Presidencia, otro director nombrado por el Ministerio de Hacienda y otro por el Ministerio de Desarrollo Local.

La entidad tendrá un mínimo de recursos de un 3% de los ingresos corrientes del Estado.

El Presidente de la República emitirá su reglamento.

La Dirección tomará las atribuciones, competencias, responsabilidades y obligaciones que corresponden al Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL).

Además, con la disolución del ISDEM, se creará el Fondo de Actividades Especiales para la Prestación del Servicio de Suministro de Especies Municipales, ejecutado por la Dirección General de Tesorería del Ministerio de Hacienda.

En total, el Estado va a reducir los fondos para fines municipales del 10% que contemplaba la antigua Ley del FODES al 6%; que se distribuirá en un 1.5% para el nuevo FODES y el restante se transferirá a la nueva dependencia de Gobierno, la Dirección Nacional de Obras Municipales.