APES pide a Fiscalía investigar hackeos y espionaje a periodistas

Foto: YSKL.

Dos avisos fueron interpuestos ante la Fiscalía General de la República (FGR) para que se investiguen hackeos a cuentas de whatsapp de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) y al menos cinco comunicadores, además del reciente caso des espionaje digital por medio de «PEGASUS» que se conoció a través de notas periodísticas.

Los avisos los interpusieron los directivos de la APES.

El primer caso es sobre el hackeo de cuentas de referida red social, en la que se vio afectado el número del Centro de Monitoreo de la asociación, mismo en el que se documentan las vulneraciones a periodistas.

También se conoció de los hackeos en por lo menos cinco periodistas, entre ellos, el presentador de noticias, Alex Pineda, hecho que él mismo lo dio a conocer en sus redes sociales. Fue tras esta vulneración que comenzaron a intervenir más números y hasta grupos de whatsapp de comunicadores.

Los mensajes, cambios de foto de perfil y descripciones en los números hackeados decían «Esta cuenta de whatsapp ha sido vulnerada por Yoni Azenon».

Los hackeos se realizan en el marco de la recientemente revelada publicación de espionaje digital a periodistas de El Salvador de El Faro, Gato Encerrado, La Prensa Gráfica, Diario El Mundo y la Revista Disruptiva.

Los teléfonos celulares de medio centenar de periodistas y activistas en El Salvador, varios de los cuales estaban investigando la supuesta corrupción estatal, han sido pirateados desde mediados de 2020 y se les ha implantado un software espía sofisticado que generalmente solo está disponible para los gobiernos y las fuerzas del orden, dijo un instituto de investigación canadiense.

Los casos de espionaje fueron descubiertos a fines del año pasado por The Citizen Lab, que estudia el software espía «Pegasus» en la Escuela Munk de Asuntos Globales de la Universidad de Toronto.

Pegasus permite a los usuarios robar mensajes cifrados, fotos, contactos, documentos y otra información confidencial de teléfonos infectados sin el conocimiento de los usuarios. También puede convertir los teléfonos en dispositivos de espionaje activando silenciosamente sus cámaras y micrófonos.

El Presidente de la APES, Carlos Fagoaga, expuso que la reciente investigación manifiesta que el espionaje fue hecho desde El Salvador.

«Cuando hay vigilancia del Estado a periodistas y ciudadanos, se quiere controlar con quienes hablan, intimidar, se quiere provocar la autocensura», añadió.

«Las evidencias apuntan al gobierno, esperamos que el fiscal no tenga temor de investigar al gobierno», dijo ante los avisos presentados.