OMS preocupada por el desarrollo acelerado de la vacuna contra el COVID-19

Punto

Este día en conferencia de prensa el Director General de la Organización Mundial de Salud Dr. Tredos manifestó que: «Ninguna enfermedad en la historia ha visto un desarrollo tan rápido de la investigación. Esta ambición tiene que corresponderse con la ambición en el número de gente que tendrá acceso a vacunas y tratamientos».

Haciendo un énfasis en que no es competencia entre farmacéuticas sino que debe tenerse en cuenta la posibilidad que todos en el mundo puedan acceder a ella. A su vez expuso que el acelerador para lograr vacunas y tratamientos de la OMS todavía tiene un déficit de financiación de 35,000 millones de dólares». Que solo se han recibido 2,700 millones, menos del 10% de lo necesario.

En cuanto a los ensayos de la vacuna de Oxford, aseguraron que «es una llamada de atención para reconocer que hay altibajos en la investigación», pero no hay que «desanimarse» porque son cosas que pasan» y esperan «que el ensayo pueda continuar».

Por su parte el Dr. Mike Ryan Director Ejecutivo del Programa de Enfermedades de la OMS, dijo que “Esto no es una carrera entre compañías o países. Las propias compañías lo han dicho y han asegurado que no entregarán dosis hasta que no se cumplan las condiciones. Es una carrera contra el virus. No apostemos por ningún caballo hasta que lleguemos al final».

«Hay factores que las compañías no pueden controlar. Lo que vemos en todos los ensayos de las vacunas es que inevitablemente lleva algo más de tiempo del esperado y por eso no habrá resultados hasta finales de este año o principios del año que viene»
Dijo el Dr. Bruce Aylward.

Por otra parte las disminuciones de muertes en Europa según la Dr. María Van Kerkhove Técnico Líder de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas, deben a una combinación de factores.

«Tras 8 meses de pandemia sabemos mucho más sobre el virus» y además estamos protegiendo mejor a las poblaciones de riesgo.

«Aunque estemos viendo menos muertes hay que ser cuidadosos porque todavía no conocemos los efectos a largo plazo de la COVID-19. Hay que evitar muertes, pero también prevenir infecciones». Manifestó.