Corte de Estados Unidos en dudas de avalar que beneficiarios de TPS que ingresaron de manera irregular, adquieran la residencia permanente

cortesía

Jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos se mostraron renuentes a permitir que beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) que hayan entrado a ese país de manera irregular puedan recibir una residencia permanente.

Los jueces conocieron del caso de una pareja de salvadoreños, José Sánchez y Sonia González, que apelaron su caso en última instancia después de que una corte federal en  el Estado de Filadelfia fallara en su contra, impidiéndoles recibir una residencia porque entraron de manera irregular al país.

Por su parte el  Departamento de Justicia, que representa al Gobierno estadounidense en este caso, está argumentando en contra de las demandas de los beneficiarios del TPS en la corte, siguiendo la misma línea tomada por la administración del ex presidente Donald Trump. Alegando que la ley federal de Estados Unidos requiere que las personas que solicitan una residencia permanente hayan sido “admitidas” en EE. UU.

La pareja de esposos Sánchez y González entraron en territorio estadounidense de manera irregular en los 90 y se acogieron al TPS en 2001, cuando el gobierno estadounidense concedió el beneficio migratorio a los salvadoreños después de una serie de terremotos que azotaron al país.

En 2006, la empresa donde trabaja Sánchez presentó un permiso de trabajo para ella y los funcionarios de migración lo aprobaron, pero su posterior petición de residencia permanente fue rechazada porque había entrado de manera irregular al país anteriormente.

Los jueces más conservadores de la corte expresaron sus dudas sobre si se debe permitir que las personas como los esposos Sánchez y González reciban la residencia permanente, conocida también como green card.

“Claramente no fueron admitidos en la frontera, entonces ¿es eso una ficción? ¿Es algo metafísico? No lo sé”, dijo el juez Clarence Thomas en la audiencia celebrada el lunes, según las transcripciones publicadas por la corte.

En la misma línea, el juez Brett Kavanaugh expresó sus dudas sobre la interpretación de la ley migratoria: “Eso me planteó la cuestión de que tenemos que ser cuidadosos con modificar los estatutos de migración tal cómo están escritos”.

Por su parte, la jueza Sonia Sotomayor, nombrada por el ex presidente Barack Obama, se posicionó a favor de los beneficiarios del TPS: “Simplemente me parece que, si nos están pidiendo que encontremos la mejor lectura de un estatuto, deberíamos ceñirnos a sus términos. Esa gente ha sido admitida”, dijo al abogado del Departamento de Justicia, Michael Houston.

El TPS es un permiso migratorio que permite a los nacionales de determinados países donde ha habido un desastre natural o un conflicto armado vivir y trabajar en EE.UU. Actualmente el gobierno mantiene este estatuto para los nacionales de 12 países, incluyendo El Salvador.

El gobierno del presidente de EE. UU., Joe Biden, y el partido Demócrata enviaron al Congreso un proyecto de ley de reforma migratoria en el que se incluye ofrecer una vía a la residencia permanente para los más de 400.000 beneficiarios del TPS, sin importar si entraron de manera irregular al país en algún momento.

Fuente VOA.