Jueza decreta restricción migratoria para Lüers, Lara y Alvarado; pero ratifica medidas sustitutivas a la detención

Imagen de referencia.
Imagen de referencia.

Por: Redacción YSKL

El Juzgado Segundo de Instrucción de San Salvador negó una solicitud de captura contra el periodista Paolo Lüers; el ex ministro de justicia y seguridad, Benito Lara y el dirigente de una organización no gubernamental, Wilson Alvarado Alemán, procesados por agrupaciones ilícitas y fraude electoral, en torno a una supuesta negociación con pandillas en las elecciones presidenciales del 2014 y legislativas del 2015.

La Fiscalía General de la República (FGR) los señala de haber servido como enlaces entre políticos con cabecillas de pandillas, para acordar votos a cambio de beneficios económicos y gubernamentales.

La diligencia fue solicitada por la representación fiscal con el fin de que la juzgadora valore la calidad de los arraigos de los imputados y las medidas sustitutivas con las que se encuentran actualmente y que resuelva en su momento la imposición de la detención provisional.

Los tres tenían, desde el 1 de febrero del 2020, fecha en que inició el proceso en su contra, medidas sustitutivas a la detención otorgadas por el Juzgado 2° de Paz, a pedido de la Fiscalía; pero de un momento a otro, solicitó una audiencia especial para revocar las medidas.

Tanto Lüers y Alvarado llegaron al Juzgado para presenciar la audiencia especial, no así, Benito Lara, cuya defensa presentó una constancia de laboratorio clínico que consigna que dio positivo a COVID-19.

Según la jueza no será necesario endurecer las medidas impuestas, pero ratificó la restricción migratoria, tomando como ejemplo el caso del ex ministro de Gobernación, Arístides Valencia, quien a pesar que estaba siendo procesado, aprovechó para huir a Venezuela. “Ante el riesgo de fuga por parte de los imputados, la jueza del caso resolvió modificar las medidas impuestas a su libertad y agregó la restricción migratoria. Los imputados tienen prohibido salir del país y lo deberán hacer solo con autorización judicial”, indicó la parte fiscal.

La investigación de este caso tuvo como base las declaraciones de dos testigos con criterio de oportunidad denominados “Noé y Salomón”, miembros activos de grupos criminales en la época en que presuntamente ocurrieron los hechos, estos señalaron que mantenían negociaciones con actores políticos con beneficios bilaterales.

El nombre de Lara apareció en las declaraciones que dieron los testigos en el Juzgado Especializado de Sentencia A, que dirimía la causa contra 400 pandilleros, en donde se reveló que siendo funcionario, ofreció beneficios carcelarios a los pandilleros de alta peligrosidad.

Consta en expediente fiscal que ofreció trasladar a los cabecillas de pandillas hacia los penales de menor rigurosidad, pues dirigía la cartera que preside Centros Penales (Ministerio de Justicia y Seguridad).

En el caso de Lüers y Alvarado Alemán, se les señala de servir como interlocutores entre los pandilleros y los políticos señalados, con actos que iban desde la planificación de las reuniones, hasta los intercambios de mensajes entre las estructuras criminales.